NUESTRO TRABAJO

Amnistía Internacional es la organización defensora de derechos humanos más grande del mundo, con más de 7 millones de personas que trabajan por un mundo en el que todas las personas disfruten de todos los derechos humanos. Inició su lucha a favor de los presos de consciencia (personas encarceladas por ejercer sus derechos humanos pacíficamente), pero hoy en día embarca muchas áreas de trabajo. La organización trabaja sobre todo el espectro de derechos humanos, desde los derechos civiles y políticos hasta los derechos económicos, sociales y culturales.

Es difícil determinar cuántos presos de consciencia han sido liberados gracias a la ayuda de Amnistía Internacional, ya que pocos gobiernos atribuyen este dato a los esfuerzos de la organización. Sin embargo, sabemos que hay miles de personas, inocentes, que pueden gozar de la libertad gracias a los esfuerzos y la solidaridad de los miembros de Amnistía Internacional.

Una vez que creció la organización pudo abarcar otras áreas de trabajo, como la lucha por la abolición del uso de la pena de muerte. 140 países han abolido el uso de la pena de muerte en ley o en práctica. En 1977, cuando Amnistía Internacional comenzó su lucha en contra la pena de muerte, sólo 16 países lo habían abolido.

Posteriormente la organización lanzó una campaña a favor de un tratado para regular el comercio de armas (TCA), con el objetivo de que las armas no sean transferidas a autoridades que las utilizarán para cometer abusos a las violaciones de los derechos humanos. Más de 100 países se han comprometido a seguir las normativas del TCA, incluyendo Estados Unidos, el mayor exportador de armas del mundo.

Amnistía Internacional también ha llevado a cabo una campaña para combatir violencia hacia las mujeres, en la que se ha logrado que numerosos países adopten leyes que protegen a mujeres contra violencia. En muchos casos implica la creación de asilos, centro de refugios y mejoras en la labor policiaca, entre otras cosas.

Finalmente, Amnistía Internacional, a través de su extensa membresía ha logrado posicionar la lucha por los derechos humanos internacionalmente, mostrando a las autoridades que los focos siempre están sobre ellos para que respeten y promocionen los derechos humanos.